Calle Moneda (semblanzas)

Esta vez, recorrimos en nuestras bicicletas, mi Mary Haskell -mi inspiración- y un servidor, parte del mismo corazón del Centro Histórico y alma de nuestra hermosa, dinámica y majestuosa ciudad, como lo es el área que rodea al Templo Mayor, y donde nace ése callejón tan peculiar y especial, de nombre  Seminario, el que engloba junto con el Sagrario al poniente,  el Templo Mayor al norte y el Zócalo al sur, una plazoleta fabulosa – plaza del Templo Mayor o plaza Seminario- con un aire prehispánico increíble por la vendimia que ahí se realiza, y donde se pueden encontrar adornos de corte prehispánico en venta, que rememoran épocas pasadas como Calendario Azteca, Árboles de la vida, etc. ; piedras semipreciosas como Ágata, Turmalina, Amatista, Ojo de tigre, Cuarzo, Turquesa, etc. ; plumajes e implementos para danzantes; artículos de cuero y equis, además de que podrás disfrutar del espectáculo que brindan los danzantes y chamanes con sus “limpias” a la manera de las épocas pre-coloniales.

Pues desde éste punto, arranca hacia el oriente ( hacia la Av. Circunvalación ) la calle de Moneda, orgullosa, llena de vida y de historia; y testigo de innumerables hechos y acontecimientos de lejanas épocas, objeto de nuestro paseo del 30 de Junio.

calle-de-moneda-2-bicitando-ciudad-de-mexico-city

Antes que nada, y como dicen que las revoluciones empiezan por el estómago, y mi mujercita lo sabe – no somos revolucionarios – , pasamos a desayunar al “Hostal Catedral”, ubicado en la calle República de Guatemala (continuación de Tacuba ) atrás de Catedral, en donde pudimos disfrutar de unos deliciosos chilaquiles. Es un lugar muy recomendable – sobre todo por la ubicación – internacional, cosmopolita y con buenos precios en sus desayunos a la carta y con la posibilidad de hacer alguna amistad originaria de algún otro lugar del Globo Terráqueo – si eres sociable – y con la ventaja de que a un costado de Catedral – enfrente – encontrarás la base de los turibuses y estacionamiento para tu bici.

hostel-ciudad-de-mexico-city-bicitando

Después del desayuno, arribamos al Zócalo, ya con los temperamentos en niveles aceptables, en una mañana en momentos soleada,  preciosa, digna de “La Ciudad de los Palacios” que nos embargaba el alma, multiplicándonos el afán de sumergirnos en la historia, provocándonos una sensación de libertad y belleza en el entorno y una tranquilidad de espíritu que contagió nuestro ser de una nostalgia especial que nutría nuestras almas, al observar ésa danza de sombras y claroscuros que se proyectaban sobre la plancha y parecían tener vida propia, en una danza sin fin, que emanaba del recorrido celestial del luminiscente astro rey que de manera empeñosa, tenaz, paternal y diligente, inmerso en su misión realiza día a día desde remotos tiempos, la gran encomienda que el  creador le asignó como engendrador de vida y cobijo del alma, y que fuera por éso considerada una de las deidades dadoras de bien, conocido como Tonatiuh por nuestros antepasados y al que inmortalizaron en “La piedra del Sol” también llamado “Calendario Azteca”

calle-de-moneda-4-bicitando-ciudad-de-mexico-city

Éste es uno de los lugares más representativos de la identidad nacional, en donde igual te vas a encontrar con atractivos monumentales con cúmulos de conocimientos como “Palacio Nacional” (antiguo Palacio de Moctezuma) con su perpetua gallardez y testigo de nuestros aciertos y desaciertos como nación; el “Templo Mayor” con una historia deliciosa; el “Museo del Templo Mayor”, con un acervo cultural inimaginable y en donde te transportarás a hechos y sucesos maravillosos; el “Museo de las Culturas” considerado el primero; el “Palacio de la Autonomía” (sobre Lic. Verdad) con sus excelentes muestras y exposiciones; el “Museo del Palacio del Arzobispado” de lo más recomendable; el “Museo José Luis Cuevas” (sobre Academia) de lo mejor; la Iglesia y Ex-convento de Santa Inés , así como la casa que fuera el taller de grabado de José Guadalupe Posada (en Santa Inés), el más grande grabador popular de México y que recreó en sus grabados vastos  retratos del conjunto de la sociedad  Porfiriana  y que enfocan  la pluralidad delirante de ésa época, además de ser el creador de ésas calaveras reconocidas como arquetipo nacional y universal. Es en verdad una lástima que Posada “hubiera conocido” la fama y el triunfo después de fallecido, y que aún habiendo sido rescatada su obra del oscurantismo, permanece en la fosa común como no queriendo darnos respuesta a nuestras interrogantes.

Qué decir de la sensación de sobrecogimiento de nuestros sentidos, que experimentamos ante la belleza acumulada en ése sitio histórico que es la Academia de San Carlos (sobre Academia), generadora de arte y emociones; ó el Sagrario y la Catedral Metropolitana ante los cuales nos quedamos pasmados y llenos de sentimientos que nunca pensamos que seríamos capaces de sentir; ó la Iglesia de La Santísima Trinidad ( Emiliano Zapata esq. Santísima) , con su fachada principal con el estilo de Churriguera , y que no es sino el empalagamiento del Barroco.

calle-de-moneda-5-bicitando-ciudad-de-mexico-city

Recuerdas ésa vieja tradición de fin de año de las doce uvas? Pues te cuento que mi mujercita la supera, y sabes porqué? Le encanta esperar las campanadas de mediodía de Catedral, para oír ése delicioso ballet de sonidos con un gesto de felicidad y con una actitud de singular ilusión y embeleso al oír el concierto; sólo que ella en vez de que en cada campanada deguste una uva, se integra al concierto acústico, aportando sus lágrimas como cual ofrenda a nuestro maravilloso pasado.

En fin, te espera un cúmulo de sorpresas en un ambiente con una simbiosis perfecta y fascinante de estilos arquitectónicos prehispánicos, renacentistas, barrocos, churriguerescos y platerescos, con muy poco neoclásico en ésa zona a excepción de las cúpulas de Catedral de más reciente hechura; y espero que disfrutes de ésa pasarela (única en el mundo) llena de detalles arquitectónicos y de historias, que es la calle de Moneda, y también de ése comercio singular y ordenadamente caótico y característico del Centro Histórico, concentrado en la calle de Correo Mayor; calles de las que  te contaré alguna leyenda próximamente .

Espera mi próximo artículo del Recorrido de la calle de Moneda.

Nunca circules en sentido contrario en tu bicicleta, pero si por necesidad lo haces en alguna ocasión, pon la mayor de las atenciones en los cruceros, ya que tanto los automovilistas como las motocicletas y los peatones, por lógica, voltean hacia el sentido opuesto al que vienes y no te ven.

Crónica y redacción JC Cavallëro /Julio 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • CONTACTO

    miciudadenbici@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: