Historia de la Calle del Arco de San Agustín ( actual República del Salvador )

Amigos, lo prometido es deuda, por lo que les presento la Historia de la calle del Arco de San Agustín, que es la 3a. de la República del Salvador y la de San Felipe Neri (2a de la República del Salvador).

convento-y-templo-de-san-agustin-bicitando-ciudad-de-mexico

…Los padres Agustinos llegaron  a México en fecha 7 de junio de 1533 y el año de 1587 se estrenó el templo con varios festejos religiosos, solemnes y magníficos…

…Un incendio acabó con la primera iglesia. Colocaron de nuevo con gran pompa la primera piedra de la segunda iglesia en 1677, ya en agosto de 1691 se cerraba el esbelto cimborrio y se hizo la dedicación del templo con inusitada pompa el 14 de diciembre de 1692. “¡Decidme, son acaso los muros de plata?”, preguntó asombrado el rey Carlos II al informarle el elevado gasto que había tenido en su construcción la iglesia de los padres agustinos de México…

…Una manzana completa comprendía la iglesia y convento  y para ensancharlo más por el gran número de novicios que entraban constantemente en la Orden, quisieron edificar un pasadizo sobre un arco que uniese sus dos casas y así lo solicitaron al Ayuntamiento…

…Y así pronto se construyó sobre un ancho, macizo y elevado arco de piedra un pasaje cubierto y con ventanas a uno y otro lado, para que sus reverencias los frailes cruzaran con toda comodidad la calle sin necesidad de tener que molestarse en bajar a ella para atravesarla…

…Solicitaron del virrey don Gaspar de Zúñiga y Acevedo, conde de Monterrey, se les diera nada menos que toda la calle del Arco para cerrarla, porque tenían muy urgente necesidad de ensanchar la enfermería, como también de agrandar la ya insuficiente hospedería, lo mismo que el noviciado y profesorado. También era su anhelo poseer un patio capaz para los hornos del pan y para los amasijos y labrar una espaciosa antesacristía…

…Apenas se enteraron de esta petición los vecinos de la calle del Arco y los de las contiguas, hicieron un largo y circunstanciado memorial dirigido al Ayuntamiento, También los vecinos enviaron otro largo escrito en el que expresaban con enérgicas palabras en que si accedía el Ayuntamiento a cerrar la calle, a él, y sólo a él, le exigirían el pago de “daños y menoscabos”…

…El Nobilísimo Ayuntamiento se trasladó una buena tarde a la calle del Arco y al convento para examinar minuciosamente si los frailes tenían razón o no la tenían en lo que solicitaban…

…Enconados estaban entre sí los dos bandos. Unas gentes tomaban partido por los frailes, otras, lo tomaban, con entusiasta ardor, por los vecinos…

…Los vecinos inmediatamente apelaron ante la Real Audiencia de esta determinación que los perjudicaba grandemente. Los que tenían casa en la calle del Arco ¿cómo iban a salir de allí si la clausuraban?, se les obligarían con eso a vender sus propiedades a los frailes por el precio irrisorio que estos santos varones quisieran pagarles…

…Alegaban los agustinos que ya no tenían lugar para un solo fraile más, pues habitaban ciento treinta religiosos en constante incomodidad en muy reducidas celdas, y tenían, además, cuarenta sacerdotes para decir las misas y ministrar los sacramentos; que su casa era a la vez hospedería y hospital de toda la provincia del Santo Nombre de Jesús…

…Se abrían ventanas sobre la populosa calle que iba al matadero (mesones) y por ellas entraban voces y conversaciones nada edificantes, impropias para los oídos castos de los inocentes novicios, con las que les iban a turbar su dulce paz, y a los enfermos no los dejaban en descanso los gritos continuos de los oficiales y matarifes de la carnicería y las músicas inacabables de los vecinos, los más bullangeros de México, que la calle de Arco no era nada importante y que, además, como estaba, ocasionábales mucho perjuicio a su iglesia y convento con las inundaciones perpetuas que en ella había…

…Y los vecinos, por su parte, alegaban empeñosamente que sí era importante y muy principal la calle que se les quería arrebatar contra toda justicia, pues que corría desde la acequia real de Xochimilco hasta la que pasaba cerca del monasterio de monjas de San Juan de la Penitencia y era vía céntrica, distante en sólo dos cuadras de la Plaza Mayor; que en sus cercanías había mesones, estaba el matadero y era indispensable para ir al tianguis de San Juan y muy habitada de mercaderes, los cuales por ella introducían sus cargamentos de géneros que les venían de Castilla, de Acapulco y del Perú…

…Los agustinos suplicaron de este fallo y hábilmente entretuvieron el negocio mucho tiempo para dar lugar a que el rey proveyese a su favor, pues le escribieron les hiciese donación de la calle del Arco, y, además, se buscaron y hallaron a la clara luz de su dinero buenos valedores cerca del monarca para apoyar su petición…

…Al fin se fué a España aquel temible rimero de papel sellado, pero los ladinos frailes, empezaron a mover grandes y poderosas influencias, que al fin, tres años más tarde le dió fin al pleito con la siguiente cédula:

“EL REY

Presidente y oidores de mi Audiencia Real de la ciudad de México de la Nueva España, en mi Consejo de las Indias se ha visto que me escribisteis en carta de doce de Diciembre del año pasado de seiscientos y dos, y la planta y traslado del proceso que me enviasteis acerca del pleito que se ha seguido entre el convento de San Agustín de esa ciudad y algunos particulares de ella sobre cerrar una calle, y decís que habiéndose visto el dicho pleito por toda la Audiencia y ocularmente la calle y sitio que pretenden tomar y cerrar los frailes y conferídose atentamente salió sentencia contra los frailes, declarando no haber lugar el cerrarse la calle y que estaba pendiente y concluso para determinarle en vista. Y ha parecido bien lo que en esto habeís hecho y determinado y que no conviene dar lugar a otra cosa y así lo haréis y me avisaréis de que está remediado y proveído así. -De Lerma a nueve de junio de 1603 años.- Yo el Rey. -Rúbrica. -Por mando del Rey Nuestro Señor. -Juan de Ibarra. Rúbrica.”

Los padres agustinos se callaron. Masticaban enojos muy en secreto. Ya no dijeron ni tus ni mus, sino que a regañadientes aceptaron el real mandato de Su Majestad Católica don Felipe III y al fin se resignaron en las manos de Dios. De buena gana abrazaron la sentencia los vecinos y más aun los que tenían sus casas en la calle del Arco. Durante algunos días no durmieron en paz los pobres enfermos, pues oyeron músicas constantes, estallidos de cohetes y cantos alegres,  y en los púdicos oídos de los novicios entraron frases quemantes que casi se los achicharraron y les fueron a turbar la serena quietud en que estaban en el estudio de sus arduas teologías o soñando en las inefables delicias de la Gloria.

Extracto exiguo y sucinto del libro “Historia,tradiciones y leyendas de calles de México” de Artemio de Valle-Arizpe

Me despido esperando que hayas disfrutado de lo anterior.

Recuerda que la bicicleta es un modo de transporte eficaz en el que alcanzas velocidades muy parecidas a la de los coches en la ciudad, por lo que tienes que conducirla con el mismo cuidado que cualquier otro vehículo.

Ba-Bye

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • CONTACTO

    miciudadenbici@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: