Cartilla Moral- I.- Educarse para el bien

Hóla amigo, te saludo con una gran noticia. En mi artículo “Paseo nueva Alameda”, me comprometí a publicar la “Cartilla Moral” de Alfonso Reyes, debido a que he observado en éstos últimos años de mi vida y con cierta preocupación, la falta alarmante de conocimientos de moral y de ética ( valores ) entre  los ciudadanos más jóvenes de nuestro querido México, y lo hago para que tú amigo, ya sea que practiques el ciclismo o nó, tengas un arma más para educar a tus hijos y si no tienes hijos, te servirá para reafirmar tu sentido del respeto, de manera general.

Esta Cartilla Moral, fué escrita por Don Alfonso Reyes, político, escritor, adorador de la cultura Helénica, en la década de los 40’s del siglo pasado para ser incluída en la “Campaña de alfabetización” que llevaba a cabo el gobierno, pero finalmente no se incluyó.

Alfonso-reyes-cartilla-moral-bicitando

Cada capítulo está reproducido con su texto original y te darás cuenta que los valores escenciales para la convivencia humana en armonía y respeto, no cambian y siempre serán los mismos en escencia (leas el libro que leas )

En la actualidad cantidades inmensas de personas, asisten a  cursos,  psicólogos, psiquiatras, terapeutas etc, buscando encontrarse a ellos mismos y la razón por la que no encajan en sociedad, teniendo en casa muchas veces a personas que tienen tanta experiencia en la vida como para hacer un libro , la cual minimizamos,  hablo de nuestros padres y de nuestros abuelos – quienes tenían más cimentada la idea de los valores –  ésas personas que aunque no les paguemos por que nos transmitan su experiencia, nos avientan conocimientos a granel y que la mayoría de las veces no los cachamosy dejamos que ésos tesoros de vida se nos escapen de las manos. Así que a la próxima escúchalos y pídeles consejo.

Te recomiendo que leas éstos artículos con detenimiento y con el tiempo suficiente para una posterior reflexión personal.

Los artículos serán publicados en la sección de “opinión”

El día de hoy empezaremos con la Lección I ( Educarse para el bien )

El hombre debe educarse para el bien. Esta educación, y las doctrinas en que ella se inspira constituyen la moral ó ética. (La palabra “moral” procede del latín; la palabra´”ética” procede del griego) Todas las religiones contienen también un cuerpo de preceptos morales, que coinciden en lo esencial. La moral de los pueblos civilizados está toda contenida en el Cristianismo. El creyente hereda, pues, con su religión, una moral ya hecha. Pero el bien no sólo es obligatorio para el creyente, sino para todos los hombres en general. El bien no sólo se funda en una recompensa que el religioso espera recibir en el cielo. Se funda también en razones que pertenecen a este mundo. Por eso la moral debe estudiarse y aprenderse como una disciplina aparte.

Podemos figurarnos la moral como una Constitución no escrita, cuyos preceptos son de validez universal para todos los pueblos y para todos los hombres. Tales preceptos tienen por objeto asegurar el cumplimiento del bien, encaminando a este fin nuestra conducta.

El bien no debe confundirse con nuestro interés particular en este o en el otro momento de nuestra vida. No debe confundírselo con nuestro provecho, nuestro gusto o nuestro deseo. El bien es un ideal de justicia y de virtud que puede imponernos el sacrificio de nuestros anhelos, y aun de nuestra felicidad o de nuestra vida. Pues es algo como una felicidad más amplia y que abarcase a toda la especie humana, ante la cual valen menos las felicidades personales de cada uno de nosotros.

0000

Algunos han pensado que el bien se conoce sólo a través de la razón, y que, en consecuencia, no se puede ser bueno, si al mismo tiempo, no se es sabio. Según ellos, el malo lo es por ignorancia. Necesita educación.

Otros consideran que el bien se conoce por el camino del sentimiento y, como la caridad, es un impulso del buen corazón, compatible aun con la ignorancia. Según ellos, el malo lo es por la mala inclinación. Necesita redención.

La verdad es que ambos puntos de vista son verdaderos en parte, y uno a otro se completan. Todo depende del acto bueno de que se trate. Para dar de beber al sediento basta tener buen corazón, ¡y agua!. Para ser un buen ciudadano o para sacar adelante una familia hay que tener, además, algunos conocimientos.

Aquí, como en todo, la naturaleza y la educación se completan. Donde falta la materia prima, no puede hacerse la obra. Pero tampoco puede hacerse donde hay materia y falta el arte. Los antigüos solían decir: “Lo que natura no da, Salamanca no lo presta” Se referían a la Universidad de Salamanca, famosa en la España de los siglos XVI y XVII, y querían decir que, si se es estúpido, poco se aprende con el estudio. Casi lo mismo hay que decir con respecto al bien. Pero, por fortuna, el malo por naturaleza es educable en muchos casos y, por decirlo así, aprende a ser bueno. Por eso el filósofo griego Aristóteles aconsejaba la “ejercitación en la virtud para ser virtuosos”.

Esperando que te sirva lo anterior para toda tu vida.

Redacción introducción / JC Cavallëro / 28 Ene 2013

Redacción y autoría de la Cartilla Moral / Alfonso Reyes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • CONTACTO

    miciudadenbici@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: