Plaza Tlaxcoaque

En últimas fechas visitamos la Plaza Tlaxcoaque, (el acceso es muy fácil por 20 de Noviembre ó por San Antonio Abad si vas en bici) ya que nos habíamos enterado por diversos medios de la remodelación de la que había sido objeto la Plaza.

Pensando en ése lugar – tan olvidado por muchos años –  me remonté mentalmente a la época en que yo la conocí con mi padre, ya que yo lo acompañé 2 ó 3 veces a los corralones de tránsito que por ahí existían (no sé si aún existen), además de que alguna vez estuvieron ubicadas por ahí algunas oficinas de tránsito vehicular.

.

Eran los tiempos de los 60’s y mediados de los 70’s, épocas de la prepa, de la Universidad, del México 68, de los CCH’s, de los hippies, época de las corrientes contraculturales, de la lucha por los derechos civiles en los EEUU, de la  igualdad de la mujer, de la guerra de  Vietnam, la revolución sexual, de los grandes grupos rockeros, del festival de  Woodstock, del festival de Avándaro, de la tienda Hip70 de Insurgentes, del Colegio Williams (en Mixcoac), del Colegio Franco Español (en Taxqueña), etc. ( los lectores de mi edad me van a entender )

Siempre fué un lugar desde que tengo memoria muy descuidado, abandonado y apartado por completo del entorno de la ciudad, aún teniendo una posición privilegiada (entre 20 de Noviembre, San Antonio Abad y diagonal 20 de Noviembre) por estar muy cerca del centro histórico, cosa que no le sirvió de mucho, ya que el crecimiento de la ciudad de manera desordenada la dejó entrampada ( de difícil acceso ), volviéndose un lugar muy propicio (por el abandono y la falta de convivencia ciudadana) para volverse  cueva de malvivientes, menesterosos, drogadictos, prostitutasy rateros.

Así como pasó en la zona centro y alrededores, al crecimiento de la ciudad,  al salir las clases acomodadas del  Centro Histórico a principios del siglo XX hacia las nuevas colonias, las clases menos pudientes pasaron a ocupar su lugar, y ésto aunado a las rentas congeladas por ésos años, que en gran parte influyeron en el desinterés de los dueños de los edificios y vecindades para reinvertir en mantenimiento de los inmuebles, así le pasó a la plaza, llegando a ser hasta antes de la remodelación de dicha zona uno de los lugares más inseguros de la ciudad.

.

Tanto la Plaza como los jardines aledaños estaban en completo abandono y cual sería nuestra sorpresa cuando llegamos a la plaza (imagínate lo que le había contado a mi mujer que hasta miedo tenía cuando le sugerí que la visitáramos), que nos encontramos con un lugar hermosísimo y muy limpio, que hace de ese lugar un espacio muy apropiado para el solaz y  esparcimiento.

La Ermita, del siglo XVII de estilo barroco que en una época estuvo abandonada y en un estado miserable, fué reconstruida con gran atino; se instaló mobiliario urbano nuevo en la plaza,  alumbrado nuevo, módulos de estacionamiento para bicis, se reforestaron los prados, se instaló una fuente monumental con 73 chorros de agua que pueden alcanzar los 20 mts. de altura, y se instaló un monumento donado por la República de Azerbaiyán, ya que la obra en su totalidad fué financiada por la Embajada de dicha República.

El día que asistimos, los vecinos del lugar estaban celebrando una comida-convivencia vecinal después de misa sobre la plaza, en su nuevo espacio (no nuevo pero sí remodelado y recuperado), mientras los niños jugaban en la explanada, y te digo algo? se me salieron las lágrimas del sentimiento que me dió ver recuperado este espacio y de ver las caras de alegría de la gente viendo como había revivido su colonia.

No me canso de decir que el gobierno del D.F. está llevando a cabo cosas muy positivas, pese a las críticas, Ebrad cada vez me sorprende más.

.

Si viste la Plaza Tlaxcoaque como yo la ví en tiempos pasados me darás la razón – y si nó, seguirás criticando –  y te recomiendo que la visites porque te vas a sorprender. Y si eres joven también te la recomiendo porque te va a gustar y vas a tener un parámetro de comparación para el futuro y un lugar que no tenían  las juventudes pasadas para su disfrute. .

Pues después de ésta agradable sorpresa nos montamos en las bicis y nos encaminamos por nuestro desayuno (que ya nos habíamos ganado) al Casino Español (Buena comida, buenos precios y un lugar magnífico por la arquitectura del inmueble)

¡Hasta la vista!!

Crónica y redacción JC. Cavallëro/ Nov 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • CONTACTO

    miciudadenbici@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: